Esta pequeña bodega se identifica, por mantener como sello de identidad, por la calidad que ofrecen sus productos  y la recuperación de las formas de cultivar la tierra y mantener viva la tradición del tratamiento de la vid. Para conseguir ese objetivo, destinan sus esfuerzos y conocimientos a mimar sus 9 hectáreas de viñas ecológicas, en busca de un producto diferenciador, dócil al paladar, siendo uno de los mejores vinos con D.O. Tarragona.