Estos viñedos, la mayoría de uva tempranillo, se encuentran en la región de Castilla – La Mancha.  Es una tierra de cultura del vino, cultura unida al ocio y al placer, pero con interesantes influencias en el arte, las tradiciones y la literatura, siendo reconocida y considerada de interés nacional. El clima y la posición geográfica que la acompañan aseguran la perfecta maduración de los frutos, siendo esta tierra idónea para el cultivo de la vid.

La producción de nuestros vinos manchegos, aunque no son muy abundantes, si aseguran la gran calidad de los mismos, ya que este es nuestro aspecto más mimado y cuidado.
Los cuidados intensos a los que se someten se inician desde los propios viñedos, consiguiendo así una perfecta maduración y una materia prima excelente y muy sana.
Además de tempranillo, cuentan también con viñedos de uva Chadornnay, Sauvignon Blanc, Syrah, Garnacha y Petit Verdot.