El proceso de producción de los embutidos empieza desde la cuidada selección de las mejores cerdos de raza ibérica. Extremadura y Andalucía dan estos cerdos negros alimentados de forma natural a base de hiervas y bellotas. Después, la elaboración se produce en la fabrica, utilizando para el proceso de curación un exclusivo ingrediente, el aire natural de las montaña, dando lugar a unos excepcionales jamones, paletas chorizos, salchichones y lomos.

Estos productos típicos de la gastronomía española, son elaborados de manera artesanal, y cuentan con la calidad certificada de D.O. Guijuelo, donde sólo las piezas (jamones y paletas) procedentes de cerdos con un mínimo del 75% de raza ibérica pueden optar a ser amparados por esta denominación.  Esta certificación significa que las piezas elaboradas son sometidas a unos estrictos controles sanitarios, al control sometido por los servicios técnico de despiece, y un mimado proceso de maduración. Todo esto le otorga la más alta calidad al Jamón de la Denominación de Origen Protegida Guijuelo, siendo declarado un alimento cardiosaludable, por su bajo contenido en sal, por su elevado porcentaje de ácido oleico en su grasa, por su capacidad para reducir el LDL del consumidor habitual, por su alto contenido en proteínas de elevado valor biológico, etc.

TODOS ESTOS PRODUCTOS SE PUEDEN ENCONTRAR EN PIEZAS ENTERAS,  SIN HUESO, LONCHEADAS Y EVANSADAS AL VACIO.